jueves, 15 de agosto de 2013

¿Ampara el PP de Pinto a neonazis pro-Hitler?

pintohitler1-625
En el encierro que el ayuntamiento de Pinto (PP) organizó para restregar a todos sus ciudadanos, estuviesen a favor o en contra de la tortura de toros, que el PP impone la tortura animal allá donde gobierna, gastando el dinero del erario público que recorta en educación, sanidad y dependencia, apareció durante toda la tortura de toros una escandalosa pintada que hacía apología del genocida Hitler. En cualquier otro país de Europa los autores habrían ido de cabeza a la cárcel por apología al nazismo, pero en España no. En este estado no sólo se sigue permitiendo tras la tan cacareada transición que se haga apología de Franco desde el PP sino que se permite que se celebre y propague la memoria de Hitler.
Lo escandaloso de esta bochornosa situación es que la alcaldesa del PP Miriam Rabaneda no sólo la dejó durante toda la tortura de toros, sino que la subió a la web del Ayuntamiento sin comentar nada o condenar la pintada. Parece que el PP estaba bien orgulloso de la doble salvajada: torturar animales con fondos públicos y reivindicar la memoria de un genocida como Hitler. Como toda disculpa para no pintar la salvaje pintada, la alcaldesa sólo ofreció que como los operarios se la encontraron al abrir la plaza de toros (móvil, el PP la ha impuesto y pagado del erario público, repito) ya no había tiempo de cubrirla y ¡no se iba a cancelar la tortura de animales, por Vaticano S.A.! La hipócrita alcaldesa no pareció pensar que se podía cubrir el hiriente escupitajo a 6 millones de judíos, homosexuales, republicanos españoles y gitanos tapando la pintada con telas durante la corrida y, desde luego, no subiendo con orgullo la foto a la web del ayuntamiento. Pero esas maneras hipócritas del PP (aprendidas de su mentora homófoba, misógina, torturadora la Iglesia Cristofascista) salieron a relucir de nuevo en la ridícula “explicación” de la alcaldesa vía twitter. Creo que los comentarios de los tuiteros y ciudadanos de Pinto aclaran bien la situación y absurda “explicación” de la alcaldesa.
pppintorabaneda1comp
Llama poderosamente la atención que la alcaldesa no piense en cubrirlo con unas telas en unos minutos y esquive su responsabilidad cuando, evidentemente, quería que todo Pinto viese esa pintada. Los antecedentes son una dura campaña contra los antitaurinos que pareció culminar en este festín de torturas y odio. 

Todo el mundo en Pinto sabe quienes son estos violentos descerebrados, incluido el PP. ¿Por qué no hace nada la alcaldesa por detenerlos y hacerles saber que no tienen impunidad? ¿Acaso le produce cierto gozo al PP utilizar a peligrosos extremistas para atacar a los defensores de los animales o de las libertades y derechos humanos?
No hace mucho que nuestro compañero Radzinsky sufrió una gravisima agresión por parte de estos grupos neonazis que campan a sus anchas por Pinto (y todo el sur de Madrid) sin que el PP haga nada. Txetxu Radzinsky llevaba meses sufriendo acoso y pintadas amenazándole y aunque era conocida su situación y de otros, el consistorio se desentendió hasta que sufrió esa paliza (tampoco han hecho nada tras la misma más que solidarizarse en twitter y dedicarle unas buenas palabras).
Por suerte tanto Radzinsky como otros luchadores antifascistas dieron ayer la cara en una manifestación que dejó claro que no se piensan dejar apabullar por los matones neonazis. Ahi estaban ayer tarde para denunciar lo que ningún partido salvo el MIA denuncia:
pinto-maniAntifascista-625
Es un orgullo ver que entre la juventud hay personas generosas, valientes, justas que luchan contra la intolerancia, el odio y la violencia que la derecha, la Iglesia y sus matones neonazis quieren recuperar o acrecentar en España. Gracias a todas y todos los que ayer os lanzásteis a la plaza de Pinto a recordar que los neonazis no tienen impunidad aunque el Ayuntamiento les ampare. Sé que fue un éxito (más de 200 personas sin casi tiempo de avisar) y que nos dáis energía, esperanza y ganas de seguir luchando contra el terror de los corruptos, los cobardes, los chulos en grupo.
Es curioso que con el poco interés que tiene el ayuntamiento del PP en detener a los matones que todo Pinto sabe quienes son (básicamente porque se dedican a alardear de sus gestas en un bar local conocido), mandase a la policía grabar e identificar a estos antifascistas que luchan por la democracia, la libertad y los débiles. Estos chicos no tienen nada que esconder (ni en sobres ni en Gúrteles ni en espionajes), dan la cara, al contrario que vuestros neonazis locales, cobardes que sólo se atreven como las hienas. Pero parece que ¿Está el PP de Pinto amparando a sus neonazis?
La oscura relación entre el PP y la extrema derecha, neofranquistas o neonazis, cada vez es más evidente en toda España. Ya lo dejó meridianamente claro el reportaje del programa de La Sexta Equipo de investigación titulado “ultraderecha”: la Generalitat de Valencia (PP) sólo en 2011 paga a la compañía valenciana Levantina de Seguros, propiedad del ultraderechista José Luis Roberto, cabeza visible de la plataforma ultra España 2000, más de un millón y medio de euros de las arcas públicas (minuto 6:00 del video). Ya antes, Zaplana (PP) entre 1999 y 2004 les adjudicó contratos por valor de 6 millones de euros. Todo esto que se sigue haciendo a pesar del voluminoso historial de denuncias que acumula la mafiosa empresa de “seguridad” (matones a sueldo sería un mejor apelativo). También le contrata la Generalitat catalana y el gobierno central (349.000€). Se calcula que la empresa del ultraderechista Roberto factura en torno a unos 8 millones de euros, la mayoría a través de empresas o instituciones relacionados con el PP. vamos, hablando en plata: de un modo indirecto, el PP financia a la extrema derecha española.
Pero a nadie le extraña que por más poses, mentiras y manipulaciones que los herederos de Fraga Iribarne, ese fascista redomado responsable de la tortura y muerte de tantos demócratas, y por lo tanto del franquismo se sientan tan agustito con los neonazis. Son familia. Sólo les falta llevar un crucifijo en sus agresiones y ya serían la madre Iglesia.
Ah, y por si algún neonazi cobarde lee esto (seguro). En efecto, Hitler tenía razón: cuando te lleguen las consecuencias de tus crímenes, suicídate. O, mejor: hazlo ya, no esperes. No hace falta que tengas un búnker, vale con el retrete de cualquier piso, comisaría o estación de autobuses llena de gente noble que da la cara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario