jueves, 29 de noviembre de 2012

La versión italiana de los nazi-fascistas griegos se presenta a las regionales de Milán

Alba Dorata ha abierto sedes en Milán y otras cuatro ciudades de Lombardía: Varese, Lodi, Brescia y Mantova
La crisis económica en Italia aún no había reventado por el lado de la extrema derecha, no obstante la tradición del país, pero puede apuntar maneras con la aparición del partido 'Alba Dorata'. Es la filial italiana de Χρυσή Αυγή, la formación nazi-fascista griega que obtuvo 18 diputados en las elecciones de junio y patrocina patrullas de cabezas rapadas que apalean inmigrantes.
Alba Dorata ha abierto sedes en Milán y otras cuatro ciudades de Lombardía :Varese, Lodi, Brescia y Mantova, y ha anunciado que se presentará a las elecciones de esta región la próxima primavera.
Había noticias de que el pasado mes de octubre un grupo de activistas nazi-fascistas registró el nombre y abrió la primera oficina en Trieste. Luego estrenaron a principios de noviembre su página web para arrancar el reclutamiento de simpatizantes e inauguraron otra en Facebook, pero fue cerrada por la compañía por sus proclamas racistas cuando andaba por el millar de inscritos.
Alba Dorata es un partido hermano del griego a todos los efectos, como los que están surgiendo en Eslovenia o Croacia, y ostenta el mismo símbolo, un icono heleno similar a la esvástica nazi. La idea parece evidente: aprovechar el tirón de la nueva marca y el escenario similar de crisis, aunque menos dramático que el de Grecia, para aglutinar el atomizado mundo neofascista italiano, a decepcionados de la derecha dura berlusconiana y a huérfanos de la Liga Norte, el partido de pulsiones xenófobas de Umberto Bossi hundido por los escándalos de corrupción.
El líder de Alba Dorata es su secretario general Alessandro Gardossi, 44 años, ex-militante de Forza Nuova y de la Liga Norte. «Queremos la dictadura de la inteligencia. Consideramos inútil la violencia. Luego cada 'dorado' se regula como quiere», ha declarado. Como siempre en estos casos, niegan ser nazi-fascistas.
Les mueve el ejemplo del partido griego, que en dos años pasó de la nada a quinta fuerza política en el Parlamento, y la posibilidad de explotar el convulso e incierto panorama político italiano ante las elecciones generales previstas para marzo, donde el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) del cómico Beppe Grillo es hasta ahora el único que monopoliza el voto de protesta.

Extraido de: sareantifaxista