jueves, 23 de mayo de 2013

Así se vive en un pueblo neonazi (Jamel, Alemania)



Las autoridades alemanas están cada vez más preocupadas por el auge del neonazismo. Las cifras oficiales atribuyen a la extrema derecha más de 17.000 delitos, de los cuales 842 fueron tipificados como violentos, y cada vez más políticos necesitan protección policial ante las repetidas amenazas de los grupos neonazis. La localidad alemana de Jamel, ubicada en el distrito nororiental de Nordwestmecklenburg, es el mayor exponente del escalofriante auge del neonazismo.Un fenómeno que gana fuerza en los territorios más empobrecidos del país, los de la antigua RDA.
Como si fuese un museo al aire libre del nazismo, las calles del pueblo de Jamel están repletas de simbología fascista, y el término ‘nacionalsocialismo’ se puede apreciar hasta en el rótulo de alguna empresa local. En la carretera principal que pasa por la localidad, un cartel indica tres direcciones: Viena, París y Braunau am Inn, el lugar de nacimiento de Adolf Hitler. El diario alemán Der Spiegel se refirió a Jamel como “la aldea poblada casi en su totalidad por neonazis”, mientras que la agencia de noticiasAssociated Press publicó un reportaje denominándolo “el pueblo dominado por los neonazis”.
Todos los veranos se celebran campamentos en honor al führer y los fines de semana son frecuentes las prácticas de tiro en sus alrededores, que protagonizan grupos deskinheads. Allí se encuentra también la sede del NPD, el Partido Nacionaldemócrata de Alemania. Una organización de extrema derecha con varios diputados electos y unos resultados en las últimas elecciones municipales que superaron el 6% de los votos.
Sin embargo, lo que realmente ha hecho saltar a la primera plana informativa a esta pequeña localidad alemana es la vinculación de varios de sus habitantes con delitos de “incitación al odio racial”. Un concepto definido en el Código Penal alemán como Volksverhetzung, y que principalmente se aplica a la negación del Holocausto, pero también a otros actos raciales y discriminatorios.
El lugar de peregrinación de la extremaderecha europea
Uno de los últimos delitos cometidos en la localidad lo sufrió una pareja que se trasladó a Jamel después de comprar allí lo que intuían como la casa de sus sueños al lado de un lago. Antes de que acabasen de restaurarla ya estaban viviendo en medio de una pesadilla. Horst y Birgit Lohmeyer, ella escritora de novelas policiacas y él músico, decidieron irse a vivir a Jamel sin tener ni idea de la orientación política de sus habitantes. Lo único que sabían era que una de las casas más cercanas a la suya pertenecía a Sven Krüger, uno de los dirigentes del NPD y miembro del consejo del distrito por este partido. El mismo que pasó cuatro años en la cárcel por posesión ilícita de armas
 
Los Lohmeyer se mostraron reacios a acudir a los actos de exaltación neonazi organizados por sus vecinos. A la tercera negativa destrozaron parte de su casa, aunque los ataques vandálicos continúan ante su intención de no marcharse. Unos meses antes habían quemado la casa de otra pareja que tenía pensado trasladarse a Jamel. La misma estrategia que los extremistas utilizaron en los años 90 para “limpiar” el pueblo, la cual consistía en impedir la compra de casas por aquellas personas foráneas que no comulgasen con su ideología. Asimismo, emprendieron una campaña de acoso y amenazas a los vecinos que no los apoyaban. Todos acabaron trasladándose del pueblo.
Desde su “liberación total”, Jamel se ha convertido en un lugar de peregrinación para la extremaderecha de toda Europa y ya se habla de un territorio sin ley, donde la mayoría de los delitos quedan sin resolver. Stefan Koester, uno de los miembros del NPD que también reside en Jamel, defiende este peregrinaje en unas declaraciones alSunday Telegraph porque “mucha gente quiere ver con sus propios ojos cómo funciona un pueblo con una política diferente. Una política que es social y basada en la familia”.
Los servicios de seguridad teutones estiman que hay unos 22.000 neonazis en Alemania, entre los cuales más de la mitad son vigilados por su tendencia a la violencia. Las zonas rurales orientales, que coinciden con los focos de mayor pobreza del país, se están convirtiendo en el caldo de cultivo para la expansión de estas organizaciones. Las posibilidades de que Jamel deje de ser un caso aislado para reproducirse por el resto del territorio comienzan a ser reales, mientras que los representantes políticos tratan de impulsar medidas para evitarlo.

1 comentario:

  1. Joer pues lo mismo que hacen los hippies en pequeños pueblos de todo el mundo. Mini sociedades con sus normas y su política diferenciada, ni más ni menos. Qué estos son nancys.. pues mejor que estén ahí todos juntos que no escondidos, ahí se sabe lo que hacen y lo que no, están controlados.

    ResponderEliminar