martes, 26 de junio de 2012

Llegada de los mineros a León.

No hay lugar para el desaliento, no hay tiempo para el desánimo y sí fuerza y entrega como para mantener la lucha. Este martes la 'Marcha Negra', bajo un calor de justicia, ha proseguido con su avance hasta alcanzar León capital.
Lejos de sus cuencas, de sus tierras, los mineros que conforman la Marcha del Carbón también sienten el calor de las gentes a su paso hacia Madrid. Pocos podían imaginarse el espectacular recibimiento que estos mineros han vivido este martes a su llegada a la capital leonesa donde cientos de personas se han echado a la calle con aplausos de ánimo.




Los encerrados han vuelto a ser los anfitriones de esta jornada en la que han trasmitido su aliento y apoyo para que los 160 integrantes de la Marcha que alcanzará Madrid momento en el que han advertido que se acabará el pedir perdón.
Así, con las cachas en alta y con lágrimas en los ojos, los mineros han vuelto a entonar el himno de la patrona Santa Bárbara para recordar al Gobierno que las cuencas están vivas y que esta lucha no morirá hasta que se consiga dar marcha atrás al recorte. Una jornada que ha terminado con aquello de que la mina nunca se rinde.
Cachas en alto, el himno por bandera, y un grito que ha vuelto a escucharse: "Juntos, hasta el
final".