miércoles, 13 de marzo de 2013

La iglesia católica elige Papa a un virulento homófobo


“No se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios. No se trata de un mero proyecto legislativo sino de una movida del Padre de la Mentira que pretende confundir y engañar a los hijos de Dios”. Así se expresaba en el verano de 2010 Jorge Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires y cardenal primado de la iglesia católica argentina, en plena discusión sobre el proyecto de ley de matrimonio igualitario en su país. 



Bergoglio es desde esta tarde el nuevo Papa católico, Francisco I.
Sorpresa en Roma. Ni el italiano Scola ni el brasileño Scherer, los dos cardenales cuyo nombre sonaba con más fuerza en las últimas horas. Tampoco un africano, como se había especulado tras la renuncia de Joseph Ratzinger. El nuevo jefe de la iglesia católica será un jesuita argentino, y  un virulento homófobo que no dudó en responsabilizar al mismo diablo, “el Padre de la Mentira”, del proyecto de ley de matrimonio entre personas del mismo sexo en su país.
“El pueblo argentino deberá afrontar, en las próximas semanas, una situación cuyo resultado puede herir gravemente a la familia. Se trata del proyecto de ley sobre el matrimonio de personas del mismo sexo”, expresaba Bergoglio en su misiva de 2010, formalmente dirigida a religiosas. Un proyecto que según el entonces arzobispo de Buenos Aires ponía en juego “la identidad, y la supervivencia de la familia: papá, mamá e hijos”. “Está en juego un rechazo frontal a la ley de Dios, grabada además en nuestros corazones”, aseguró el ahora Papa, haciendo un llamamiento a “la asistencia especial del Espíritu Santo” para que pusiera “la luz de la verdad en medio de las tinieblas del error”.
Afortunadamente el Espíritu Santo pareció entonces hacerle poco caso. El proyecto de ley de matrimonio igualitario fue finalmente aprobado en Argentina, que hizo historia al convertirse en el primer país de América Latina en hacerlo.

Su papel durante la dictadura argentina

En otro orden de cosas, Jorge Bergoglio ha sido acusado en el pasado de vínculos con la dictadura argentina, en concreto en relación a los secuestros de los también jesuitas Orlando Virgilio Yorio y Francisco Jalics, en 1977. Un tema que suponemos dará mucho que hablar a lo largo de los próximos días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario